06 agosto 2007

En voz alta

Por: Hugo Krieger

Mi estimado Erik, es pues esta la primera de las entregas y humildes contribuciones que espero hacer a tu novel proyecto digital. ¿Por qué la gente no lee en México?, me preguntabas con un buen grado de curiosidad e inocencia, (al menos así te imagine del otro lado del monitor). Y vaya embrollo en el que me metiste, así a bocajarro lo primero que atine a contestar es “pues por falta de cultura y hábitos”, y parecería una idea razonable, pero de inmediato me asalta toda una artillería de preguntas que ni la Hilton tuvo al salir de su breve prisión.

Si bien es tema reiterado en cuanto discurso político se deja oír, así sea del “Presidente” del país o de la acalorada discusión con el “Paisa” ese de los tacos de la equina, la educación es la clave de un país de lectores, pero no solo de pan vive el hombre y no solo con libros se educa un país.

Tu no estas para saberlo ni yo para contarlo, pero te cuento que mi primer encuentro con las letras fue toda una experiencia, no así con los números ni sus derivados, recuerdo que pasé con penas mis primeros años escolares preguntándome en muchas ocasiones por que tenia yo clases cuando miles de niños, mis primos, vecinos y demás vecindario, estaba en eternas vacaciones, muchas ocasiones debido a huelgas, o días de descanso, o “días económicos” y demás babosadas que les otorgan “derechos” a los forjadores de la juventud mexicana. Recuerdo que me encantaba leer sobre todo en voz alta, al compás que puntos y comas marcaban, era como un juego el leer todo cantadito, solo he de confesarlo, para al terminar ir corriendo a ver Remy, Thundercats o los Halcones Galácticos.

Déjame contarte algunos datos para comenzar a darnos alguna idea a la pregunta original, fíjate Erik que en México según la SEP, la escolaridad promedio es de 7 años, o sea que en promedio los mexicanos tenemos educación de primero de secundaria a lo más, sin embargo esto se pone peor aun, por que uno de cada dos habitantes en el país con más de 15 años no termino la educación primaria, lo que en realidad no nos hace un país de nivel secundaria, sino un país analfabeta.

¿Sabias que en los países desarrollados como Noruega el promedio de educación supera los 15 años escolares, qué en cambio en tierras aztecas del 100% de niños que ingresan a la primaria solo el 20% concluye la educación media superior? ¿Y que de los 20 afortunados solo el 5% termina alguna instrucción superior?, en verdad apabullante ¿cierto?.

Fíjate que en lo que respecta a la calidad en la educación, un indicador importante lo constituye el estudio PISA (Programme for Internacional Students Assessment), de la OCDE. Que en su versión más reciente, (2003), México ocupó el lugar número 37 entre 40 países en los exámenes precisamente de lectura, y bueno no se diga de las matemáticas o ciencias.

Los datos dan cuenta de lo mal que estamos en materia educativa. Pero vienen pues las dudas ¿Este es el problema para un país de lectores? ¿En verdad la educación genera riqueza y desarrollo?, Jorge Luis Borges (o José Luis Borgues pa’ Chente), decía “No sé si la instrucción puede salvarnos, pero no sé de nada mejor”, y quizá tenia algo de cierto. Países como Corea, Vietnam, España o Chile de este lado del mundo, han incrementado su Producto Interno Bruto, después de ambiciosos programas educativos y serias reformas al sistema escolar de sus países.

Esto además ha sido acompañado de procesos democráticos, de participación, transparencia y rendición de cuentas, por supuesto, de la cooperación de todos los sectores de la sociedad, dígase gobierno, empresas, sindicatos, maestros, padres de familia y por supuesto alumnos.

Ya sé que seguramente estas pensando “Pero ahí no tienen a nuestra Emperatriz magnánima, señora de los libros, monarca de la belleza, torre de marfil, casa de oro, arca de la alianza y puerta al cielo magisterial” y en efecto, del privilegio de contar con su Alteza Serenísima Doña Elba Esther, solo contamos nosotros. He aquí tal vez una pista para entender el atraso escolar, el SNTE, ese mamotreto de sindicato que se ha adueñado de la “educación” en este país y su estrechisisisisima relación con el quehacer político.

Yo no se si sepas Erik, pero al menos durante los últimos 20 años esta especie de quimera tibetana, con los ojos en fuga rumbo a la nuca, cuerpo acostalado y sin forma adivinable debajo de ese vestido casisisisimo que, usado por ella, parece ganga de Pericoapa, etc etc, ha sido protagonista en la escena política del país, lo mismo con Carlos Salinas, Zedillo, o nuestros presidentes Fox y Calderón, ha conseguido acuerdos que le otorgan exención de impuestos a todos sus súbditos (agremiados pues), o millonarias sumas en efectivo para becas y cosas por el estilo.

De entrada pues, el gremio magisterial quien debiera ser garante de la educación en el país esta más ocupado cobrando favores electorales y fortaleciendo a este monstruo tropical que para nadie es secreto llevó al triunfo (o aseguró) la permanencia de Calderón como presidente.


Los indicadores no mienten, a la hora de planear e invertir, México demuestra que piensa y decide con la cabeza puesta en la dependencia y el subdesarrollo, aceptémoslo, nos gusta este carácter tropical. Nuestras dos principales fuentes de ingresos, las remesas de los paisanos y el petróleo, no tienen nada que ver con el talento de muchos compatriotas y son muestra de lo mediocre de nuestras aspiraciones.

Hace falta una reforma educativa a fondo que fomente la creatividad y la resolución de problemas y una planeación adecuada de los recursos que se destinan a educar y capacitar a los mexicanos de todas las edades, reforzando valores históricos e imprescindibles como la laicidad (no que ahora el Santo Señor Cardenal Betito Rivera, quiere darnos clases gratis de catecismo en la escuela a la hora del recreo), Fernando Savater, dice que las posibilidades reales de que una sociedad con bajo nivel educativo pueda llegar a ser democrática son prácticamente nulas, porque, afirma, sin conocimientos es imposible tomar decisiones fundadas.

Y ya ves Erik, en este país es más importante ver la repetición número 59 de Maria Mercedes y Quinceañera que tomar un buen libro, el periódico, o ya de perdida el Libro Vaquero. Pero en definitiva dicen que se “predica con el ejemplo” y el ejemplo que la mayoría recibimos de nuestros profesores no fue leer a Rulfo o Sabines, sino usar la creatividad para inventar excusas para no asistir a clase o al trabajo, lo mismo da, el dejar pasar que al cabo lo que importa es el partido en el recreo o la final ante Argentina.

No leemos en México, por que tenemos más preocupaciones, ya sea la novela de las 9 o incluso buscar que comer ese día, pero además a veces tengo la triste impresión de que no leemos por que quien lee ejerce la libertad y la razón, y al parecer es un lujo que no puede darse en este país.

El siempre polémico político tan polite Sr. Krieger es una fuente inagotable de izquierdismo político. krieger_23@hotmail.com

4 comentarios:

Pleia dijo...

Vaya!, tenía alguna idea de esta situación.

Para ser sincera yo comencé a leer desde hace muy poco, lo hago con más frecuencia, tal vez no cuente pero leo mucho el periódico y el proceso, me fui siendo adicta a este tipo de expresiones.

Libros, no se como seleccionar buenos libros. Afortunadamente tengo una amiga que es escritora, ella me ha ayudado más ya que me ha dado con el tiempo libros de diferentes estilos y formas de escribir. Aunque si, soy sincera, soy víctima de la mercadotecnia y termino leyendo y siendo fanáticas de literatura guanga como Harry Potter, ja.

PD.
VOTO POR VOTO !!!!!!
CASILLA POR CASILLA!!!!!

Don Mario Gámez Rosales dijo...

yo comencé a leer, no a Plaza Sésamo ni nada de eso sino cosas más elaboradas, cerca de los 6 años. Desde entonces es rutina mía comenzar un libro, y siempre leerlo acompañado de música, sea cual sea. Cuando termino el libro me urge encontrar otro. No paso un periodo máximo de una semana sin leer algo, sea de lo que sea el tema.

He leído muchísimos libros, ya perdí la cuenta y no puedo ni aproximar. Y me sorprende que haya personas que les da flojera leer cualquier cosita. Cuando leí los libros de Stephen King de más de 1000 páginas la gente me preguntaba en tono indignado: ¿A poco te vas a leer tooooooooodooooo eso?

Pues sí, ¿algún problema? Me gusta leer, me encanta leer. Es mi droga, y no la puedo dejar.

Excelso artículo. Espero leer más de ti.

Saludos.

everss dijo...

abusando de tu final hago este comentario que espero sirva como complemento: no leemos por que quién ejerce a libertad y la razón, lleva sobre sus hombros responsabilidad y a muchos no les gusta esa maravillosa consecuencia del pensar y del concepto "existir es màs que respirar"

Eduardo Pedroarena dijo...

Estaba por no dejar un comentario aqui, pero la verdad creo que es triste la situación cultural actual de nuestro pais. Por que no lo iba a dejar?, la respuesta es sencilla, yo no soy un lector frecuente, es mas, entre broma y broma digo que no leo ni el manual del auto, pero en verdad creo que para todo hay gustos, no leo lo que quizá no me llama la atención, pero coincidiendo con Don Mario Gámez acerca de Stephen King... a mi en alguna ocasión me dijeron del libro de La mitad siniestra: "como te vas a leer todo eso si nunca lees nada?.

Leer es mas que unir palabras, es encontrar el sentido a lo que está escrito, es imaginar lo que el escritor plasma en el papel, y eso en realidad muy poca gente en nuestro pais lo entendemos, con lo que creo que todo viene en gran parte desde que somos un poco mas chicos, cuando nos dejaban en la primara y/o secundaria leer libros que para algunos de nosotros no nos llamaban la atención. Si nos fomentaran un poco mas la cultura de la lectura con temas de acuerdo a los intereses de cada uno, quizá hasta tendríamos menos problemas mientras vamos creciendo, ya que la lectura enriquece el conocimiento, aumenta nuestra imaginación, y en algunos casos, evita que cometamos errores que ya le han sucedido a personas grandes de la historia.

La verdad yo no sé bien que libro leer, no se bien que escritor es mejor, incluso no sé bien si lo que escribo es coherente, pero agradezco a las personas como hugo que invitan a leer artículos y libros que me son de mucho interés y que sin su sugerencia, no hubieran trascendido en mi vida.

Con lo anterior, invito a aquellas personas que esten leyendo este comentario, que si tienen un amigo quien no tenga un buen hábito de lectura, le sugieran ciertos títulos los cuales ustedes consideren de interés para personas como un servidor, quien no tiene facilidad para la lectura, pero que siempre tiene ganas de aprender mas en ésta vida.



Locations of visitors to this page