01 agosto 2007

¿Es cierto que los mexicanos no leemos?

por Nora Torres.


Dicen los que saben, más bien las estadísticas, que en México no se lee. Si tomamos en cuenta los datos que aseguran que mientras en Canadá una persona lee, en promedio, 17.5 libros al año y un mexicano sólo 2.9 libros (eso que ya aumentó y que toma en cuanta los textos escolares), entonces existen motivos suficientes para alarmarnos.

Sin embargo, yo no diría que en nuestro país no se lee. Es una realidad que la lectura forma parte de las actividades diarias de varios millones de mexicanos.

Más bien, yo preguntaría ¿qué leemos? Con base en los datos anteriores, es un hecho que libros no.

Las novelas de Saramago, Ibargüengoitia o García Marques, la poesía de Octavio Paz y Jaime Sabines, el suspenso de Stephen King o Edgar Allan Poe y la picardía de Armando Ramírez son tema de conversación en sólo algunas reuniones.

Los tomos de historia, los estudios de biología o los tratados económicos son asunto de universitarios e investigadores clavados en el mundo académico.

Mi hermanito Lalo (bueno, tiene 24), estudia Diseño Industrial y nunca ha leído un libro completo. “En cuanto empiezo a pasear mis ojos por las letras, me da un buen de sueño”, me confiesa entre risas el muy cínico.

Y digo cínico porque bien que sabe que “sólo pasea los ojos” y a mí no me hace ni tantita gracia. Pero he de decir que no lo culpo de todo a él.

Muchos de nosotros comenzamos a leer obligados por maestros de secundaria quienes para acreditar la materia de Español, Redacción –o como quieran llamarle- nos hacen leer de cajón El Principio, El Perfume o Crónica de una Muerte Anunciada.

Pasamos el examen final y sentimos alivio porque la historia esa donde una niña judía de 13 años escribe sus vivencias mientras está escondida a causa de las persecuciones nazis (El Diario de Ana Frank, para los que no saben), al fin terminó.

Entonces, ustedes ilustres sin quehacer que me leen (se los agradezco profundamente) se han de estar preguntando: ¿por qué esta loca dice que en México si se lee?

Aquí mi respuesta.

Sólo es cosa de subirse al metrobús, al micro o al metro y ver cuántas personas están leyendo algo. Los que van sentados, hasta se acomodan, agachan el cuello, con una mano “cuidan su equipaje” y con la otra toman el documento. Los que van de pie hacen gala de su equilibrio para cargar una mochila o bolsa, colgarse el suéter en el cuello, apepenarse del tubo y con una misma mano sujetar el folletín y hasta cambiar de página.

Inténtelo, dense cuenta de esta realidad. Las personas de verdad leen y no sólo en el transporte público, también en las salas de espera, mientras hacen fila, en la cama y hasta en el baño.

Las revistas de chismes, los periódicos de nota roja, las novelas rosas, las publicaciones donde el principal atractivo son las fotos de “estrellas” con poca ropa sin mencionar los reportajes tan educativos que explican ¿cómo lograr un orgasmo?, o ¿cómo se le llama al sexo oral en otros países?, son, como dirían por ahí, “la delicia de chicos y grandes”.

Hagan memoria, recuerden cuántos puestos de periódicos han visto en las calles. Por ejemplo, en Avenida Juárez (muy cerca de donde trabajo) hay más de 10 en ambas aceras (contados por mi).

Es decir, en un pasaje de casi un kilómetro es posible ver un establecimiento de este tipo cada 50 metros (aproximadamente). Sin contar un Oxxo, un 7 Eleven, Plaza Alameda donde también se pueden encontrar publicaciones periódicas como las mencionadas.

En una investigación hecha por mí (valga la fuente), en promedio cada puesto tiene entre 10 y 15 años de antigüedad. Entonces, son negocios muy rentables; aquí vale la pena otra frase hecha “hay mercancía porque hay mercado”.

La misma afirmación aplica también para las casas editoriales, responsables de títulos tan llamativos como Órale!, El mundo de los ovnis o Box y Lucha.

Entonces después de este micro análisis y tantas letras “regadas” en el ambiente, ¿seguimos creyendo que en México no se lee? Yo lo vuelvo poniendo en duda.

La hermosa y siempre rojilla Nora trabaja como Redactora comercial en El Universal. nocetoma@yahoo.com

4 comentarios:

Bubble Pop dijo...

Pues estoy medio de acuerdo, medio en contra. Es cierto que en México no se lee como muchos quisiéramos (a veces mi obsesión por la internet m quita minutos para leer los buenos cuentos de Eva Luna que ahora me estoy chutando)y lo que nosotros quisiéramos (qué es eso de andar queriéndonos enterárnos d los chismes ajenos).
Pues sí, aprovechemos todo el tiempo libre que esta vida súperequeterrápida nos otorga para poder acercarnos más y más a esas perras negras tan harto queridas.

TORK dijo...

Magnánimo artículo, excelsa sintaxis, maravillosa manera de abordar una problemática que pesa en el ánimo de los que nos preocupamos por el bienestar y la cultura de nuestros queridos compatriotas que día a día... ok ya.

Fuera de broma y sin hacerme el culturoso digo que me gustó el artículo, aunque creo que se quedó corto.

Finalizas tu entrada diciendo: "... ¿seguimos creyendo que en México no se lee? Yo lo vuelvo poniendo [sic.] en duda." Personalmente creo que es falso que el mexicano no lee, lo hace y un ch...; incluso sabemos que cada año existe en el Palacio de Minería (Cd. de México) la "Feria Internacional del libro", que es como La Meca para los islámicos o el Museo de Antropología para los niños mexicanos: Todos hemos ido por lo menos una vez en la vida. Y si son un tanto observadores, verán que siempre está atestada (¿o atascada?) de gente... y gente que sí compra libros. El problema no es que lea...

... el problema es lo que lee. Y no me causa sorpresa ni me angustia si el mexicano promedio no conoce los "clásicos" (algunos de ellos francamente sobrevaluados), ni tampoco creo en alguna lista básica de títulos que alguien debiera conocer "por pura cultura general" (como quiera que entendamos ese término); la bronca en mi opinión es, como dije antes, lo que sí se lee.

Por mencionar algunos autores, todos ellos excecrables:

- Carlos Cuauhtemoc Sanchez.
- Paulo Coelho.
- Enrique Krauze.
- Dan Brown (ejem... )

O algunos títulos:

- Las siete bio-rutas.
- Feng-shui para escépticos.
- Cómo conquistar a las mujeres.
- El Código da Vinci (otro ejem... )
- Y un largo etcétera.

Y me cae que no invento ninguno.

El problema con esas encuestas que que sólo toman en cuenta a quienes contestan que leyeron algún libro o a algún autor considerado "de culto" o "para cultos".

Tienes toda la razón cuando hablas de que, generalmente, cuando uno empieza a leer es obligado. Lo malo es que parece que sólo así podemos adentrarnos en ese mundo: a huevo. Y si no tiene letras grandes o fotos valió gorro, no nos interesa.

¿Soluciones? Quien sabe. Ya habrá alguna.

Felicidades. Interesante artículo.

Anónimo dijo...

Ok el tema es la lectura en Mexico, se dice que la gente en Mexico no lee, sin empbargo en Mexico si se lee, sobre todo en el DF se lee mucho por que hay muchos tiempos muertos mientras la gente se transporta casa-trabajo-casa; el problema es que se lee? la mayoria son pasquines que no aportan nada al intelecto o al aprendizaje; han proliferado revistas semi eroticas que explotan la necesidad de enterarse de la vida de los demas aunado a las fantasias sexuales del lector, pero que despues de leer 5 revistas de esas, te das cuenta que son repetitivas por que el objetivo no es el argumento si no otro : embrutecer a la gente.

Un pueblo inculto, preocupadp mas por los resultados del futbol que por los problemas que le atañen, siempre sera mas facil de manipular, esa es la unica explicacion para que cada vez mas se reduzcan los presupuestos de educacion del gobierno y para que los programas educativos cada vez sean mas raquiticos y menos exigentes para los estudiantes.

Solo queda un recurso para quien desea progresar: el ser autodidacta y leer buenos libros, que aporten algo al intelecto.

Don Mario Gámez Rosales dijo...

como dicen todos en México sí se lee pero no se lee lo mismo que en otros países. Claro está que lo del promedio de libros leídos (qué bien se oyó eso...) es algo preocupante.

Tomo como ejemplo, aparte de los que ya mencionaron, al famoso Harry Potter. Mucho he escrito sobre esta historia que la verdad sólo se hizo para entretener y nada más. Conozco personas que se han leído todos los libros (los que han salido en español, porque nuestro nivel de inglés aún no es bueno en todos lados) y ya se sienten como si fueran los mejores lectores de México.

Pienso que para decir que una persona "lee", no sólo basta con decir que leyó el periódico, o la revista Chismecín... Creo que para ser un lector hecho y derecho hay que leer de todo. Un poquito de ciencia ficción, un poquito de filosofía, un poquito de artículos políticos, un porquito de TODO. Sólo así se nos puede decir que somos verdaderos lectores. No importa si leo, por ejemplo, al patético de Dan Brown, porque a fin de cuentas hay que conocer más, no sólo atenernos a un autor o un estilo. Por ejemplo a mi me encantan los libros de Stephen King, pero no por eso sólo voy a leer Stephen King. He leído libros de filosofía, muchos de ciencia ficción y pues los best-sellers que no son para nada best-readers.

Interesante blog, muchas gracias por la visita al mío y por la invitación. Seguiré leyendo.

Saludos.



Locations of visitors to this page