28 agosto 2007

La eterna levedad de leer

Por: Mauricio Linder

Cinco libros a la mitad. Cinco!! Eso suena mucho y eso que no menciono el intervalo de tiempo en que se compró el primero y el último. Y mucho peor, el por qué empezamos el segundo (en ese punto no hay marcha atrás; vas coleccionando círculos sin cerrar).
Uno acaba echándole la culpa de esto a muchas cosas: falta de tiempo, falta de interés en el tema, falta de interés en todos los temas, falta de ambientación y luz adecuadas, falta de motivación, falta de una café “pa’ que amarre” o ya el muy patético “es que ya van a estrenar la película”.

Lo cierto es que a pesar del boom de librerías y cafés de interés general y de ambientes “súper cool” para retomar la lectura, aún no logramos justificar su cada vez más creciente oferta.

En algunas vacaciones, platiqué con un norteamericano. Nótese que TODOS tienen un libro en un camastro o sobre la arena. Ellos leen todo el tiempo. Su opinión es que sí, leen mucho, él mismo juzga que todo lo que lee es basura. Los best sellers más comerciales y que se limitan a la colección de Stephen King, los viejos títulos de Sydney Sheldon o todo aquello que ya está o estuvo rodándose en Hollywood.

Aquí leemos La Prensa. Algún otro? Claro!! El Reforma y el Universal en las cada vez más premiadas secciones de Gente, Primera Fila o como se llamen las de Espectáculos. Ya en este asunto, no olvidemos cómo enriquecemos la mente con R.S.V.P. o Club Social, Caras y Quién.

Vamos a cerrar círculos. Vamos a retomar esos libros. Si son temas de los cuales ya no nos acordamos tal vez vamos a descubrir que teníamos una ansiedad oculta u olvidada. Vamos a ambientar nuestro lugar favorito para leer más o buscar uno fuera de casa. Ya de menos, va a funcionar para tener nuevos temas de conversación.

Veamos al libro como al vino en un sentido totalmente estadístico: el mexicano sólo lee menos de un libro al año, como bebe vino: menos de una botella al año. Si nos acostumbramos a todos a tomar vino mientras leemos aventamos los números hasta arriba!!!

Hay que hacer book shopping!!

Escrito, conceptualizado y entregado (a regañadientes) por Mauricio Linder, imparte la materia de administración del hospedaje en la Ibero.

2 comentarios:

Viridiana dijo...

Pues si, tienes razón siempre le echamos la culpa a factores externos para no leer.

Y yo creo que hasta la "basura" hay que leer, pero siempre y cuando se haga en forma analítica... es una manera de diferenciar lo que es bueno y malo.

Gerry dijo...

vale mas un buen Chanoc, un intenso Kaliman o unas sensibles lagrimas y risas que ver como tus hijos atentan contra su inteligencia frente a la tele viendo a un tipo que dice "nonólogos"... y para completar tus estadisticas te invito a ver las solicitudes de empleo donde toda la gente asegura que su pasatiempo favorito es leer, Jacobbo eres un tipazo.
Gerry



Locations of visitors to this page